Buscar comercios o rubros

Plaza Indepencia, historia en una gran manzana

Plaza Indepencia, historia en una gran manzana

La plaza Independencia es la central de cinco plazas que fueron pensadas para la nueva Ciudad luego del terremoto que azotó a la provincia en 1861.

Las cuatro manzanas que ocupa están limitadas por calles Rivadavia, Patricias Mendocinas (antiguamente llamada Libertad), Espejo y Chile, en el corazón de la Ciudad de Mendoza.

A lo largo de su historia, ha sufrido varias modificaciones pero siempre guardó su lugar preponderante como plaza central. En el siglo XIX tenía un lago central, pilastras y verjas que la rodeaban, con una forestación dominada por eucaliptus, casuarinas pimientos y carolinos. Además tenía una calesita tirada por un caballo y corsos de flores donde los jóvenes se reunían.

Hoy el predio es un verdadero atractivo para locales y turistas. Los canteros florales,  la fuente principal con juegos de agua centrales y laterales de colores blanco y celeste con el friso de la Independencia de fondo. Según Mendoza Ciudad “Eliana Molinelli fue la autora del conjunto escultórico. Mirándolo de frente, a la izquierda se observa una mujer indígena montada sobre un caballo, que porta en sus manos un crucifijo, símbolo de la evangelización. La etapa colonial esta sugerida seguidamente por la representación de una reja con tales reminiscencias. El paño siguiente nos ofrece la dramática visión del oprimido, del esclavo- un hombre que da la espalda con sus manos atadas arriba- y a su lado, el mismo hombre ya liberado. El mural de la derecha también ofrece figuras en alto relieve referida a tres entidades: la familia, los inmigrantes y el trabajo y la cultura, la primera, por ser la célula básica de la sociedad, el primer ámbito sociabilizador motor de la integridad del ser humano. El paño siguiente es un homenaje al inmigrante, al trabajo y al esfuerzo que levantó esta provincia. Finalmente, el homenaje a la cultura alude a su gran fuerza liberadora, como queriendo decir, en un lenguaje sin palabras: sin cultura no hay independencia”.

Un escudo nacional que al llegar el atardecer embellece a la plaza con sus luminarias, brinda un corolario único al lugar.

Deja un comentario

Menú de cierre
×
Cerrar panel